Hetalia RPG: The Orphan.
¡Bienvenido a Hetalia El Orfanato!
Últimos temas
» [OBLIGATORIO] Registro de apariencias en los OC's.
Mar Dic 18, 2012 8:09 pm por madeleine williams

» [Actualizado] ¡~Petición de Personajes~!
Mar Dic 18, 2012 7:14 pm por madeleine williams

» Olii soy la jaleita
Dom Sep 23, 2012 9:13 pm por Manuel González [Chile]

» Acércate, no muerdo. [Priv. Serafina]
Dom Sep 23, 2012 2:45 pm por Aclay Dacquel [Filipinas]

» Un tornado en casa. [Priv. Abigail]
Jue Ago 23, 2012 10:40 am por Xiao Shao Ken [Laos]

» ¡Busco rol!
Sáb Ago 04, 2012 6:58 pm por Ethany Brown [Tasmania]

» Rol Rol :D
Sáb Jul 28, 2012 10:00 pm por Paulo Da Silva [Portugal]

» En busca de rol~
Jue Jul 19, 2012 7:57 pm por Trung Mihn Xuan [NyoViet]

» Ausencia que seguramente me matará (?)
Jue Jul 19, 2012 1:31 pm por Ms. Andréanne

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Lun Abr 27, 2015 4:57 am.
HP Rol Hetalia Love Chronicles Hetalia Soldier Side Hogwarts Magic Spell Verstand University

> Foros Changed Destiny Fräulein Club "> St. Westchester Hetalia: Total Infección Axis Hogwarts Hetalia Photobucket Bishonen Paradise Hanabi no Tsuki Photobucket

 


Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Mar Jul 17, 2012 10:43 am

Muy internamente y para su sorpresa, sintió algo que podría denominarse como "alivio" cuando escuchó aquello que, uno o dos días atrás, no habría creído poder oír de la boca ajena. Jamás había ido a Irak, pero como el resto del mundo sí que había escuchado cosas de lo más cruentas respecto a ese país y, una de ellas, era la gran devoción que tenían hacia su religión. Una devoción que llegaba a resultarle insana cuando lo pensaba, principalmente por cómo eran tratadas las mujeres allí.
Y es que no podía creer que una chica como la que llevaba en brazos, con un carácter tan determinante, violento y hasta cierto punto autosuficiente, pudiera aceptar ser tratada como todas las féminas allá en Irak, resignándose incluso a cubrir su rostro por quién sabía qué razón y a ser mandada por un palurdo con complejo de superioridad que se hacía llamar marido.

-Unos minutos es muy poco. -Masculló con cierto resentimiento, aunque pronto negó con la cabeza y continuó caminando hasta que, ya en el portal de la casa, la menor se dignó a bajar.
Rotó los hombros en un intento por descontracturarse y llevó una mano al bolsillo para buscar la llave con calma, eligiendo sonreír en vez de enojarse a causa del comentario. Eso de tratarla bien parecía funcionar, así que había decidido contenerse ante cualquier posible ofensa y reaccionar de la mejor manera posible. -No lo soy, pude cargarte a pesar de la herida que cierta petite me hizo en el brazo, ¿o no?. Fille capricieuse. -Siseó con un rencor sobreactuado que verdaderamente ya no sentía. El balazo no había sido tan grave, si no se sobre esforzaba no significaba un gran sufrimiento y... bueno, él es de ese tipo que perdona las cosas muy fácilmente.

Metió la llave en la cerradura y empujó la puerta antes de apartarse para dejar entrar a la morena. -Please, no rompas nada.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Miér Jul 18, 2012 10:27 am

Al pasar le dio de regalo un fuerte pisotón, un moretón más a su colección desde que le había conocido (?) por suerte le había advertido, estaba a pocos centímetros de algo que parecía ser ¿rompible? toda sus casas tenían mesas y asientos en el suelo, cojines enormes y telares en las paredes, no tanto cachivache a merced de sus dedos de mantequilla. Con una mueca de disgusto alejo su destructivo dedo indice de algo que parecía ser valioso.

Fue cuando no soporto más el movimiento de su celular, podría haberlo apagado, pero no se atrevía. Aún de pie lo tomo entre sus manos y con un toque de nerviosismo contesto la llamada. Lo único que pudo oírse del otro lado de la linea fue un fuerte grito, uno ronco como el de una bestia y con un acento gracioso que por más que lo fuera no le restaba seriedad. Abigail cerró con fuerza escuchando el regaño.

-Habib, estas exagerando-Dijo bajito mientras evitaba por todos los medios que el otro tonto le viera tan sumisa, era vergonzoso tener que ser tan delicada con el tarado mayor, por eso, aunque su voz se escuchaba dulce su rostro era una furia completa-Maldición ¿¡...Qué!? D-digo, estaré encantada. Ma'as-salama-Despidió con encanto aunque la vena de su cien comenzaba a hincharse. Sin percatarse en sus manos el celular se iba convirtiendo en pedacitos, para cuando se dio cuenta de ello lo único que tenía en la mano eran restos de lo que había sido una reciente compra.

-¡Maldición!-Grito mientras le daba una patada a la pared, parte de la casa tembló con la violencia. Cuando le dirigió la vista a Ken casi lo fulmino con la mirada-Ahora tendré que protegerte de mi propio bando. Eres tan aggg me sacas de quicio-Quejo mientras pensaba que hacer. Su esposo le había dado la advertencia, un ultimátum, tendría derecho a quedarse callada y aceptar que este le fuera a visitar y de paso a "conocer" a su nuevo amigo quien ella aseguraba solo tenía cerca por interés del grupo.

La chica se le acercó hasta quedar a una distancia algo corta, se quito la sobaquera que cubría su estomago y decidió cual sería la ideal para ese debilucho, no sabía por donde explicarle, pero le parecía más fácil comenzar por darle algo con lo cual protegerse.

-Cambio de planes. Ahora te enseñare a usar esto-Le mostró una pistola semi automática, era más ligera y no tan complicada como las otras, le pareció que era la ideal para el. Pero con una no bastaría, tendría que llevar a lo menos dos y...ah es cierto, tenía que decirle el porque.

-Me ha llamado mi esposo. Viene en camino, quiere conocerte y ese "conocerte" es "asesinarte"-Podrían faltar días a lo que su esposo llegara, pero no podía estarce cien por ciento segura, su experiencia con ese sujeto le había enseñado a jamás subestimarlo, iba siempre dos pasos delante de ella y si decía que venía en camino era porque estaba más cerca de lo debido. Si es que ya no estaba en el pueblucho.

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Miér Jul 18, 2012 12:50 pm

Mordiéndose la lengua para no soltar un agudo chillido debido al pisotón que hizo estralar los dedos de sus pies, se dignó a cerrar la puerta luego de haber entrado y a dar un par de pasos hacia la menor, siguiéndola de cerca por si se le ocurría tocar algo a pesar de la advertencia. Su silencio se mantuvo cuando, sorprendido, la contempló desde el momento en que atendía la llamada, durante la conversación tremendamente extraña para sus oídos, y finalmente hasta que, con un tono que creía imposible proviniera de la boca ajena, cortó la conversación con el móvil a medio despedazar.

Su cara de sorpresa no osciló ni siquiera con la patada que tumbó unos cuantos adornitos en la pared, hasta que al fin un músculo de su rostro reaccionó: el entrecejo se frunció con molestia cuando supo que era una especie de estorbo para la menor- ¿Te saco de quicio? ¡Tú eres la loca de Al Qaeda que me metió en todo esto! -Dio un paso atrás y soltó un gruñido gutural cuando ella se le acercó, ofendido por todo lo que estaba ocurriendo sin previo aviso.

Claro que su indignación no duró mucho; otra vez volvió a su posición de chico vulnerable cuando observó la pistola tan peligrosamente cerca suyo. No, definitivamente eso no era buena idea, y por lo tanto se negó a agarrarla cerrando los puños con decisión. -W-Wait, Ami, espera un segundo. N-No creo que yo deba usar un arma, de verdad, soy... soy mejor para las letras, ¿sabes? por eso me gustan los idiomas, ahahaha...ha. ¿No podría ser el traductor de tu grupo o algo así? -Volvió a retroceder un paso con el corazón a punto de salírsele por la boca. Podía soportar hasta tener una granada a un metro de él, pero no lograba imaginarse sosteniendo un arma. Seguramente terminaría disparándose en un pie al primer intento.

Y, para terminar de decorar el pastel, la palabra "esposo" hizo que su ceño volviera a fruncirse. Esa chica sí que era capaz de hacerlo pasar por mil estados de ánimo en cinco minutos... y ahora se sentía enojado de nueva cuenta. -¿¡Por qué le dijiste que sí!? ¡No quiero! ¡Yo nunca acepté meterme en todo esto! -Quejó siendo esta vez él quien daba un pisotón al suelo. -Además tú lo odias, ni siquiera quieres que venga. ¡Deberías hacerte respetar! -Apretó los dientes, indignado con esa chica que se atrevía a tratarlo a él como un animal, pero al verdadero bestia lo trataba con toda la delicadeza del mundo.
Tal vez hasta estaba un poco celoso de ello.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Jue Jul 19, 2012 3:23 pm

¿Por qué le había dicho que sí? ¡Porque no podía decirle que no! Era obvio. Si pudiera realmente forzar su voluntad como se le diera gana ni siquiera estaría casada, como era posible que no pudiera verlo. Ya le había demostrado ser lo suficientemente fuerte y si no podía liberarse sola era porque un motivo más poderoso estaba detrás. Se necesitaban dos dedos de frente para comprender algo tan simple.

-Somos muchas mujeres en la familia. Pero yo soy la única que ha logrado un alto rango en el equipo-Dijo con una extraña tranquilidad, cuando se trataba de su familia solía tomarse las cosas de otra manera, podía ser muchas cosas, pero una de sus sagradas reglas era estar siempre con los suyos, protegerlos a toda costa y actuar de forma respetuosa. El ser hija del líder le había otorgado cierto beneficios, ventajas que iban de la mano con una serie de desgracias si ella no actuaba de la forma correcta-Si yo abandono significaría no proteger a los míos. Necesito estar en la cima y solo entonces yo seré la líder. Por eso obedezco, sin rechistar aunque me cueste mi libertad-No pensó que acabaría por contarle una cosa como esa o mejor dicho no pensó que abriría la bocota por protegerle el pellejo. Pudiera ser que le cayera un poquito bien.

Ya le tenía los ovarios llenos, por lo que alzo una de las pistolas y disparo tres veces cerca de su cabeza, pasaron muy cerca de el, pero sin hacerle daño. Tuvo suerte de que hubiera disparado sin mirar el objetivo. Con rudeza, dejo una de las armas en el bolsillo de la falda, sujeto su mano u le planto de malas ganas la pistola en ella. Se situó a su lado y le hizo de guía.

-¿Vez aquella protuberancia en la pistola? Con ella marcas el punto. Recuerda calcular el movimiento, todo influye en un disparo, si hay calor o frío, si hay viento o lluvia. Cualquier cosa te haría fallar y por ende morir-Alzo su brazo, buscando un punto fácil, hasta que dio con algo que estaba a poca distancia, le obligo a poner los dedos en el gatillo y puso los suyos encima, disparó, errandole por poco a un florero (?) No supo si con ello se lo tomaría enserio, pero tenía que hacerlo, de lo contrario ella lo mataría, era más seguro a sus manos. Ella no haría sufrir a Ken, en cambio él...él lo torturaría primero, lo obligaría a decir cosas que serían imposibles de decir, lo amenazaría y con suerte lo mataría en los días siguientes.

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Vie Jul 20, 2012 11:17 am

-¿Y dónde están los tuyos ahora que estás sola en un lugar extraño? -Antes de darse cuenta aquella pregunta escapó de su boca en un tono serio y exigente que rara vez se encontraba a sí mismo usando.
Claro que cualquier atisbo de seriedad en sus facciones desapareció en un abrir y cerrar los ojos cuando tres balazos, tres pequeños infartos mejor dicho, pasaron tan cerca de su rostro que le dejaron los oídos zumbando por un buen rato y el corazón en la garganta. Se llevó una mano instintivamente al pecho, con los hombros tensos a más no poder y una expresión que iba pasando del horror al anonado.
Podría decirse que su mente había quedado en blanco tras aquello pues, enmudecido, ni siquiera chistó cuando el arma le fue finalmente puesta en la mano.

Era como si algo hubiera hecho "click" en su cabeza. Como si aquella pseudo amenaza de muerte le hubiera dejado en claro que nada de eso era una broma, que no era una simple pesadilla como se había convencido desde un principio. Si no obedecía, si se negaba a aprender a cuidar de sí mismo, de una u otra manera terminaría poniendo en peligro su vida. Un peligro peor a todos los que había pasado hasta el momento, cosa que casi no podía imaginar.

Repentinamente obediente y taciturno (aunque aún así resultándole bastante costoso mantener las manos sin temblar) apoyó los dedos sobre el gatillo y escuchó las indicaciones, tan concentrado para asimilar todo (tanto situación como consejos) que su ceño hasta estaba fruncido. Pegó un respingo cuando disparó, abriendo los ojos con una notable sorpresa al apenas comenzar a familiarizarse con la pistola, con su sonido estridente, con lo horrible que se sentía al apretar el gatillo. Si tan solo ver el pequeño hueco que había dejado en la pared le ponía la piel de gallina, imaginarse a si mismo hiriendo, matando, a alguien con eso lo dejaba estupefacto.
No quería. Realmente no quería seguir metiéndose en ese mundo de muerte y conspiraciones.
...Pero ya no había marcha atrás.
-Okay. -Dejó caer los hombros en actitud resignada y bajó tanto el brazo con el cual sostenía la pistola como la mirada para encarar a la menor. Inhaló. Se veía tan asustado como seguro de sí mismo- Aprenderé. Pero tendrás que tener paciencia conmigo, ¿bien?. -Volvió a mirar la pared, incómodo. Su garganta se cerraba cada vez que pensaba en que esa era la única salida. En que, pronto, no tendría a una, si no que a dos miembros de Al Qaeda metidos en su casa.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Vie Jul 20, 2012 6:42 pm

Ya vale, eso le había agradado más, con sus enseñanzas incluso un enclenque como el podía llegar a ser un gran pistolero. Sería una experiencia nueva, nunca le había enseñado a nadie, quien sabe, podría ser que el alma de la docencia estuviera dormida en su interior.

...

Ok, no. Pero al menos lo intentaría y si todo resultaba ser un fracaso contaba con el plan B y probablemente el más efectivo. Abi le guiño un ojo, podría significar que sería el inicio de una divertida actividad o el comienzo del infierno, pero ambas querían decir lo mismo "Vas a sufrir tan tito"

Para que Ken fuera competencia para su esposo necesitaba años de entrenamiento, pero decirle eso solo causaría un efecto negativo, no le animaría diciéndole que quedaba como un crío con una pistola de agua al lado de su marido. Tampoco podía decirle que no le ganaría en un encuentro cuerpo a cuerpo, pero tenía más oportunidades a larga distancia y aplicando la milenaria técnica ninja del escape fugaz. Era cobarde y poco honroso, pero supuso que no le molestaría huir cuando viera el Godzilla al que se podría enfrentar.

-Tendré paciencia. Espero-Suspiro pesadamente, aquello sería muy difícil-Ha sido un buen tiro, pero con mi ayuda. Quiero que dispares solo. Trata de no volarte las pelotas en el intento-La chica se acerco a un punto cercano del disparo anterior, se situó a un lado del objeto. Si creía tomárselo enserio tendría que demostrarlo. La verdad le ponía un poco nerviosa lo que estaba por hacer y decir, pero fingió estar perfectamente tranquila.

-Tendrás que disparar al mismo punto. Conmigo aquí. Si e equivocas, podrías matarme-No sabía muy bien si eso era aliento para el o no, en lo que a ella respectaba era el imán de sus desgracias, dispararle accidentalmente podría significar su libertad, por eso trato de convencerse de que su lado humano le haría obrar bien...Por Alá que así fuera, todavía no se quería morir.

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Miér Jul 25, 2012 9:35 am

Ya había perdido la cuenta de los suspiros soltados en menos de un minuto, o de las veces en que tuvo que bajar el arma para calmar su corazón que se aceleraba con solamente poner un dedo en el gatillo. "No puedo", se decía pero al momento siguiente se acallaba con un "Tengo que". Morir no estaba en sus planes por el momento, ni por torpe, ni por inútil, ni por negarse a manejar un arma.
Pensó en sí mismo manejando la motocicleta roja y lustrosa de su garaje, pensó en ese tipo que no le tenía miedo a nada y que hubiese jugado a los malabares con tres revólveres si lo hubiesen desafiado a ello. Volvió a tomar aire, frunció el ceño con ímpetu y alzó la pistola para apuntar hacia el mismo hueco en la pared que había hecho unos momentos atrás.
Pero empalideció y toda su determinación se le fue como arena de entre las manos cuando vio a la menor parada justo al lado y escuchó, horrorizado, la nueva consigna. Un día atrás, teniéndola a su merced de esa manera, seguramente habría disparado contra ella. Bueno, no, pero habría tenido toda la intención y las ganas de hacerlo. Pero ahora, sus rodillas temblaban con sólo pensar en rozarle con una bala, herirla superficialmente o algo así; aunque no sabía si era porque ella comenzaba a agradarle o porque su esposo lo cortaría en pedacitos si se enteraba de que había disparado contra ella, no importaban las circunstancias. Seguramente lo segundo.

Sin embargo no dijo nada, ya no había nada sobre lo que pudiera quejarse porque conocía su deber y las consecuencias de no hacerlo. Se tomó unos segundos de silencio para recomponerse, afirmó el arma con respecto al objetivo, cerró los ojos... ¿¡cerró los ojos!? y disparó, abriéndolos cuando escuchó el estruendoso sonido de la cerámica rompiéndose.
Le había dado al florero cercano al blanco, ciertamente no estaba nada mal para ser la primera vez. Tanto así que no sabía ni cómo lo había hecho.
-¿¡Estás bien!? ¿Estás viva? ¿E-Estás... ¡loca!? -La miró con horror y luego a la pistola que temblaba entre sus manos. Odiaba eso, definitivamente lo odiaba- ¡No vuelvas a pedirme algo así, damn! -Miró el florero destrozado en el suelo... y eso fue lo que menos le preocupó de todo el asunto.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Jue Jul 26, 2012 9:44 pm

¡Por Alá! Toda su maldita vida había pasado frente a sus ojos en tan solo un segundo. Le tomo un poco volver a recobrar la respiración y es que había estado a poco de salir huyendo de no ser porque el miedo se la había tragado, peor que un experto pistolero era un novato que no sabía por donde disparar y más aún el muy desgraciado ¡Había cerrado los ojos! Debía felicitarle, pero le significaba mucho trabajo domar su nerviosismo, por eso apretó el cejo tan fuerte que casi parecía tener una sola ceja (?)

-¿Tu eres imbécil o que? Bendito el amor de Alá que aún sigo con vida ¿¡Cómo has podido disparar con los ojos cerrados!?-Se le acerco dominando el temblor de sus piernas. Cogió el arma, tenía que hacerlo, como lo hacía con cada idiota con el que se cruzaba, tenía que alzar la pistola y dispararle justo en medio de los ojos como se lo merecía. No pudo hacerlo por más que su interior quería desparramarle los sesos alguna parte desconocida de su ser le decía que no lo hiciera, esa pequeña voz impidió un violento crimen, puta voz.

Solo por las dudas se aseguró de seguir entera, muchas personas no sentían dolor cuando estaba a punto de morir, se alivio al ver que no había mancha alguna de sangre en todo su cuerpo, hasta suspiro por ello.

-Pero al menos lo hiciste. Aunque si vuelve a hacer algo así, seré yo quien te deje como colador-Le dio un golpecito en el hombro o mejor dicho un buen golpazo, pero que a diferencia de las veces anteriores iba en buena fe. Se sonrojo un poco por ello y miro hacía otro lado rápidamente.

-Me pregunto si serás mejor con un rifle. Son más exactos-Murmuro y seguido de ello le sujeto del brazo con su mano libre y le llevo hasta fuera a quien sabe donde.

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Vie Ago 03, 2012 10:40 am

[Perdón por la tardanza ;A;]

~○~

No se resistió a que el arma fuese quitada de entre sus manos porque, a decir verdad, la hubiese soltado de todas maneras con tal de alejarse del riesgo de volarse un pie accidentalmente lo más pronto posible. Eso sí, con el golpazo en su hombro, por más "amistoso" que fuese, no pudo hacer más que encogerse un poco y quejar entre dientes al recibir la agresión peligrosamente cerca de la herida todavía en proceso de cerrarse, medio abierta tras el esfuerzo de cargar a la más baja hasta la casa. ¿Por qué tenía la maldita costumbre de pegarle a cada rato? ¡Con los insultos ya era más que suficiente!.
-No lo haré otra vez si no me obligas a volver a disparar. -Refunfuñó con cierto resentimiento. Aunque la idea de saber defenderse resultaba prometedora, sabía que él mismo era más peligroso con una pistola que cualquier otra amenaza externa. Y, de todas maneras, en su vida diaria tan tranquila jamás tenía la necesidad de defenderse de alguien a base de balazos. Dejando de lado a la irakí, claro.

Suspiró con tedio cuando fue tironeado, dejándose hacer obedientemente a pesar de que, para alguien de su tamaño, era fácil simplemente plantarse en el suelo sin dejar que lo movieran ni un centímetro, especialmente alguien tan... enana como su acompañante. Pero había aprendido que no importara como, de todas maneras terminaría cumpliendo las demandas ajenas así que lo mejor era simplemente acabar con ello rápido y obedecer. -Mi puntería no es muy buena. -Advirtió, aunque el tono que usó dejaba muy claro que ese "muy buena" significaba "pésima".- ¿Podría ser algo menos... ahm... profesional? Tal vez una ametralladora, sólo tengo que apuntar hacia todos lados y al menos una bala le dará, ¿no?-Sonrió con sorna al mismo tiempo en que se encogía de hombros- ¡O mejor! ¿Qué tal si no uso n-a-d-a? ¿No puedo preparar un té para que la besti-... ah, tu esposo y tú charlen tranquilamente mientras yo salgo a caminar? Podrían jugar a ser personas civilizadas por lo menos una vez, Ami. -Finalizó el monólogo con una carcajada nerviosa antes de inhalar profusamente, siguiéndola cada vez más intranquilo. Mientras más pasaba el tiempo, más real era el pensamiento de que en cualquier momento tendría a un gorila terrorista en su casa haciendo desastres. Un gorila y su pequeño koala carnívoro que en ese momento lo tironeaba hacia quién sabía dónde.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Lun Ago 06, 2012 2:08 pm

(Descuida <3)

Lo arrastro (al parecer en contra de su voluntad) hasta su casa, entro por la bodega que a tales alturas aún seguía siendo un pequeño desastre. A diferencia de la vez anterior ahora estaba cien por ciento segura de la seguridad de su propia casa, había instalado un dispositivo que detectaba la entrada de personas o cosas y le enviaba un mensaje directamente a su celular, era un proyecto muy entretenido que había estado elaborando, según sus cálculos era perfecto, por lo que no se tomaba la molestia de tomar precauciones. Cosa que demostraba su inexperiencia.

-Espera aquí-Le ordeno entrando por la puerta que conectaba directamente con la pequeña casa. Una vez estuvo allí se quito ese molesto uniforme y lo cambio por sus ropas normales. Se sintió muy grata cuando tuvo sus botas favoritas, era tan sencillo caminar con ellas. Recogiéndose el cabello de una trenza algo floja se la acomodo a un lado y al regresar tomo las armas que podrían ir acorde a Ken.

-Este rifle y las municiones alcanzan una alta exactitud y una baja precisión-No se detuvo a explicar la diferencia de ambas aunque pudieran parecer tan similares. Cargo el arma y se la entrego, era un poco pesada, pero apoyada de la forma correcta podía ser muy cómoda. No quería entrar en grandes detalles, una persona que creía que una ametralladora era tan solo disparar sin mirar no merecía que le enseñaran la exquisita arte de ser francotirador.

-Este rifle cuenta con una ventaja. Las municiones poseen un sistema que evita que tengas que hacer grandes cálculos. No tendrás que convertir los MOAS y las pulgadas a centímetros. Y si lo requieres, el arma posee una calculadora propia que se ajusta con el visor-Era un regalo para un novato, cualquier persona podría utilizar una aunque su puntería fuera un asco. Claro, al mismo tiempo el arma era extremadamente peligrosa a manos de un experto. Había visto una vez a un hombre acabar con todo un batallón el día que atacaron su pueblo cuando era pequeña, su primera experiencia directa con una guerra y de la muerte. De no haber sido por ese sujeto no estaría enseñándole a ese pelmazo como defenderse.

Abigail le hizo una seña para que dejara el rifle en el suelo, se agacho y le indico cuales eran las posiciones. En el caso de que estuvieran juntos ella fácilmente podría darle el tiempo suficiente para que adoptara un sitio como base. Así podría darle la oportunidad de huir si es que podía o de al menos poder defenderse y hacer valer su honor.

-Si haces todo lo que te digo, estarás bien-Alzo el pulgar-Como el ataque es impredecible, tendrás que llevar el arma contigo a todas partes. Con esto-Le mostró una cubierta que simulaba ser una funda para palos de golf, un clásico, pero nadie dudaba de los clásicos por ser tan... clásicos. Como temía que el otro entrara en una especie de pánico se había propuesto a seguirle durante las 24 horas. Cuando pensó en el trabajo que eso significaba tuvo que darle un golpe en la mejilla que tenía más cerca, sin quedar satisfecha le otorgo una "cariñosa" patada en las canillas.

"Es un problemático"

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Mar Ago 07, 2012 10:32 am

Se dejó llevar, ceñudo y resignado, mientras internamente se lamentaba de no haber podido cerrar con seguro la puerta de su casa. Pero ninguna queja manó de sus labios en ningún momento, a sabiendas de que al dar a conocer su punto de vista sobre la situación sólo estaría gastando saliva.
Manso, esperó mientras observaba con detenimiento la puerta tras la que había desaparecido su acompañante para... ni Buda sabría para qué; pensando en lo fácil que resultaría irse por donde había entrado y desaparecer de esa casa. Pero, a no ser que pudiera correr hacia el aeropuerto más cercano para comprar un boleto de ida hacia la isla más recóndita del mundo, salir de allí sería en vano. Ella lo encontraría... y tampoco estaba dispuesto a abandonar así como así todo por lo que se había esforzado desde su llegada.

Tan obediente como antes, tomó el rifle y lo sostuvo de la manera más cómoda que encontró, escuchando todas las explicaciones a pesar de no entender muchas (demasiadas) de las palabras referentes al arma en sí. Tal vez si hubiese puesto algún esfuerzo en comprender habría logrado hacerlo, pero estaba demasiado distraído observando cada mueca que hacía la más baja durante su monólogo, ensimismado. Se dio cuenta de que, hasta ese momento, no había notado el fulgor que la mirada ajena adquiría cuando hablaba sobre lo que, probablemente, más le apasionaba en el mundo.
Era una chica bastante bonita. Y tan pequeña en comparación a él, teniendo que adoptar posiciones realmente incómodas al intentar imitar las posiciones ajenas tras dejar el arma en el suelo. Aunque ella se agachara fácilmente, el moreno tenía que encorvarse hasta que le doliera la espalda y el mentón tocase sus rodillas.
Si era un asco como francotirador, sería aún peor escondiéndose.

Y finalmente llegó el cierre de las explicaciones. Observó la funda con una ceja enarcada, sin poder creer que realmente alguien pasaría desapercibido a un tipo con palos de golf en la espalda cuando en todo ese pueblo de hecho no había un solo campo de dicho juego. Respiró profundo, se agachó a tomar el rifle de nueva cuenta para volver a acomodarlo en un intento por acostumbrarse a él y, cuando estaba a punto de comentar la poca sensatez de toda la situación, un... No, dos golpes sorpresivos le hicieron morderse la lengua.
En ese preciso momento fue como si algo en el fondo de su cerebro hubiese hecho un "click" porque, antes de darse cuenta, se vio apuntando el rifle hacia la irakí; más bien algunos escasos centímetros al costado de su cabeza. Y sin pensarlo dos veces apretó el gatillo, entrecerrando los ojos cuando el disparo empujó el arma ligeramente hacia atrás y el ruido ensordecedor no se hizo esperar.
-Deja de pegarme. -Se desembarazó del arma dejándola sobre la primer superficie plana que tuvo cerca, apretando los dientes al sentir el corazón latiéndole a mil por hora. -Es suficiente por hoy. No más armas. ¿Iremos a andar en moto o no? -Su expresión reflejaba la impaciencia que sentía en ese preciso momento. Quería salir de ahí, dejar atrás el olor a la pólvora, el desorden de la bodega y las tediosas explicaciones sobre cosas que jamás habría deseado aplicar.
Sólo deseaba volver a sentir el viento contra su rostro y el ronroneo del motor bajo sus piernas y, si era posible, volver a entenderse por lo menos un poco más con la morena.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Dom Ago 12, 2012 9:31 pm

¡Alá, Mahoma, Laden y todos los putos que se le pasaran por la cabeza! Había estado cerca de la muerte por segunda vez en ese día. Tomándole desprevenida cerro los ojos ante el ruido y cuando abrió uno noto que milagrosamente había escapado de la muerte, otra vez.

El no comprendía su idioma, para ella todo se solucionaba y expresaba a golpes, las felicitaciones, los regaños, incluso las muestras de afecto tenían un sentido violento cuando provenían de su achurrascado corazón, por eso pasaba más horas del día alzando el puño que abriendo la boca. Asustada, todavía, asintió con la cabeza sin rechistar, no iba a poner objeciones cuando aún no se recuperaba del susto que le había dado.

-Un descanso no esta mal-Rodó los ojos volviendo así misma. Tenía una sensación escalofriante recorriéndole por todo el cuerpo. Nunca había sentido miedo hasta ese momento. Después de vivir las situaciones más inverosímiles donde su pellejo estaba al borde del abismo asumió que se había habituado al sentimiento de la muerte, pero en aquel momento dio por sentado que su vida había llegado a su fin, era como si algo le hiciese falta, ese algo que le hacía obstinada hasta la imprudencia, lo que le incentivaba a la eterna lucha sin miedo a nada.

-Pensé que iba a morir. Me dio miedo. Y yo nunca tengo miedo-Confeso, su curiosidad por saber el porque de ello era más potente que vender su orgullo, su desconocimiento de la normalidad le hacía imposible poder encontrar una respuesta razonable a lo que le sucedía. Realmente esperaba que él pudiera darle una explicación que lograra tranquilizarla.

Suspiro pesadamente y miró en dirección hacía la salida, dentro de se lugar no se sentía protegida, necesitaba estar afuera. La idea de salir a pasear podría ayudarle a organizar sus pensamientos, así que tan solo espero que el otro le guiara a donde tenía que ir, lo que le llevo a meditar sobre su obsesión con protegerle, estaba abusando de su cabeza, pero le costaba controlarse una vez activaba sus locas neuronas.

-Creo que me agradas-Miro hacía el techo tratando de encontrar algo con lo cual distraerse y así poder cerrar los labios, pero actuando sin pensar continuo hablando aunque lo único que quería era callarse o darse un tiro en un ojo-Eres gracioso y amable, para ser hombre-

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Lun Ago 13, 2012 10:18 am

Apenas la palabra "descanso" llegó a sus aún aturdidos oídos, el laosiano no lo pensó dos veces antes de comenzar a andar hacia la salida de aquel desagradable lugar. Con pasos lentos pero extensos, se dirigió nuevamente hacia su casa, mas esta vez tomando un camino interno que los llevaría hacia la parte trasera de la misma, desembocando en la puerta de su garaje.
Aunque él habría preferido mantenerse en silencio ya que la conmoción todavía lo mantenía en una especie de shock, cuando la menor comenzó a hablar no pudo ignorarla. Ceñudo y mirando al frente en todo momento, decidió responder con un tono bastante parco.
-Es porque tenías la guardia baja. Supongo que no consideraste que precisamente yo pudiera dispararte, ¿verdad? -Se encogió de hombros- Si no hubieras tenido miedo no serías humana. Yo me siento así cada vez que me apuntas con un arma. -confesó en voz un tanto más baja. De alguna manera se sentía complacido con haber logrado hacer entender a la irakí lo horrible que era estar al otro lado del revolver.

Luego de aquello había pensado que la conversación terminaría, sin embargo algo más llegó a sus oídos, algo que se tomó su tiempo en responder; se le hacía raro que alguien a quien casi acababa de matar le dijera que le agradaba. Habían ya llegado a la parte trasera de la casa, a unos minutos de donde estaban, cuando se dignó a volver a hablar mientras abría la pequeña puerta dejando ver, detrás de ella, su precioso tesoro: la brillante motocicleta esperando por ellos allí, inmutable, soportando su propio peso contra una pared. Tenerla tan cerca mejoró considerablemente su estado de ánimo, sonriendo después de tantos minutos de estoica seriedad.
-No todos los hombres tienen que ser unas bestias. -Masculló, entrando a la oscura y estrecha habitación para palpar a tientas hasta llegar al interruptor de la luz. Un foco titilante refulgió sobre la pintura roja de la motocicleta y su sonrisa se extendió. Sobre el asiento de la misma yacía un par de guantes de cuero que se puso con prisa, no sin antes hacerse el cabello hacia atrás con una mano, para luego tomar el casco pintado con un brillante negro azabache. -Tú también me agradas... cuando no estás gritándome o disparándome. -Se agachó a quitar la patita de metal que servía como soporte del vehículo e hizo un esfuerzo para sacarla por la pequeña puerta hacia la calle de nueva cuenta- ¿Por qué no hacemos una tregua? Yo seré más accesible contigo y tú menos... violenta conmigo. ¿No estaría bien? -Pasó una pierna sobre el asiento y finalmente se sentó. Cada vez más sonriente y apacible, miró a su acompañante para hablar por última vez. -Busca el otro casco y ven, no puedo esperar más. -La encendió y el tan esperado ronroneo del motor no se hizo esperar, sintiendo retorcérsele el pecho después de tantos días sin poder montarla.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Jue Ago 16, 2012 2:21 pm

No, esa no era la razón. Tenía sentido, pero no podía conformarse con tan solo eso. Al correr de los minutos aquella desesperación de cobijo se fue atenuando, miro a su alrededor, como si aquello que le protegía de todo estuviera allí de nuevo, era ilógico, pero no deseo darle más vueltas al asunto, no sería la primera vez que se enfrascaba tanto en algo y acababa descubriendo cosas innecesarias.

-Supongo-Murmuro sin darle el énfasis de seguridad que le hubiera gustado dar. Era confuso tener que empatizar con el, si se sentía así cada vez que usaba sus juguetes entonces no podría divertirse sin culpas a menos que descubriera otra forma de darle sustos y ponerle nervioso. Con lo asustadizo que era no sería tan difícil amenazarle con una granada de práctica, le gustaría ver su cara cuando sacara el gatillo falso, ver a la gente huir desesperada era muy gracioso.

Y bien, ese era el momento en el que ella buscaba otro lado hacía el cual mirar, de no ser porque Ken estaba ocupado con su motocicleta le hubiera visto el rostro rojo. No solía escuchar muy seguido que era agradable, salvo por sus tías y primas quienes eran las únicas que conocían su lado bueno, pero siendo tan naturalmente ella era más acertado decir que jamás lo había oído. Se giro rápidamente y tomo el otro casco el cual puso sobre su cabeza. De no ser por su espeso cabello le hubiera quedado grande. Por la contextura pequeña de su cuerpo parecía un marciano, eso no le gustaba mucho, pero no replico al ver que el profe tenía aires de haberse reencontrado con un gran amor, era tenebroso imaginar una relación entre un hombre y una moto.

-No me gustan las treguas, pero puede que cambie de opinión en el camino-No lo haría, pero era bonito dejarle las esperanzas para quebrarlas al final, se subió detrás de el, lo que fue un poquiiito incomodo porque no estaba segura de donde agarrar, sujetarse de la misma moto como lo hacían antiguamente no era mal plan, pero era riesgoso y no quería partirse la columna y quedar parapléjica. Tímida, se afirmo de su cintura esperando que partiera de una maldita vez.

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Jue Ago 16, 2012 5:20 pm

Al sentir las pequeñas manos afirmándosele en la cintura no pudo contener una pequeña e inconsciente sonrisa, por alguna razón había pensado que la irakí optaría por sostenerse de sus hombros antes que adoptar una posición tan femenina como la que seguramente debía exhibir en ese momento. Pero bueno, por el momento no se quejaba de aquella cercanía, era agradable estar así cuando no lo estaba amenazando de muerte.

Afirmó los guantes con las tiras ajustables de las muñecas, desprendió los dos primeros botones de su sobria camisa a cuadros (aunque habría preferido usar su querida chaqueta de cuero, no quería hacer esperar a la morena yendo a buscarla) y, por último, se dispuso a ponerse el lustroso casco para inhalar el aroma de la cuerina de su interior.
Finalmente, emprendieron la marcha hacia el camino más deshabitado que llevara hacia las afueras de la ciudad, cruzando ésta con una rapidez que iba en aumento. Algo bueno de ese pueblito era que no había mucha gente que se cruzara en el camino a la cual esquivar.

-¿Vas bien ahí atrás? -Casi gritó, efusivo. Aquel era uno de los pocos momentos del día en los que se sentía realmente pleno y feliz, con el viento silbando a través de las aberturas del casco y el sonido de las piedras bajo las ruedas a medida que el camino se iba haciendo menos transitado y más descuidado. Gozando del momento, aceleró a la máxima velocidad y giró para adentrarse en otro caminito más angosto, dando una derrapada que casi los hace volcar (cosa que meritó un alarido de adrenalina por su parte) para poco después ir bajando la velocidad. Hacía ya un buen rato que los bordes del camino habían pasado de ser cemento a pasto puesto que, ahora, estaban más cerca del lago que de la ciudad, en medio del campo tranquilo.

Apoyó un pie en el suelo una vez la moto se hubo detenido, se quitó el casco y miró hacia atrás con una sonrisa de oreja a oreja en una expresión jovial que ya no era la de un profesor de idiomas aburrido por la vida, si no, más bien, la de una persona preparada para todas las aventuras que el camino pudiera brindarle. La vibración del vehículo persistía en su cuerpo aún luego de detenida la moto e incluso habló más alto de lo necesario al estar todavía ligeramente aturdido. -Aquí es donde vengo cuando necesito un respiro, aunque de noche es mucho más bonito. -Se encogió de hombros- So... ¿nos detenemos un rato o quieres seguir?.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Sáb Ago 18, 2012 10:09 pm

-¡Mejor que bien!-Grito. Era genial viajar en motocicleta, era tan grande su emoción por estar en ella que se le hacía contagiosa esa adrenalina efusiva que pensó no existía en él. No se había detenido a mirar el pueblo y mucho menos los lugares más cercanos a este, pero ahora que podía verlo era un sitio realmente encantador, tenía todo lo que podría desear alguien que quisiera una vida pacifica, poca gente y lugares hermosos que visitar.

Cerro los ojos y se aferro con más fuerza, había sentid el suelo pasar muy cerca de su cuerpo, de no ser porque parecía perezoso a tronco lo más seguro es que ya se hubiera caído. Era algo complicado imaginar que pasara de ser un hombre tan latoso a ser alguien divertido, aunque no llevaba mucho tiempo de conocerle le era difícil hacerse una imagen mental de Ken gozando con algo que no fuera su tranquilo trabajo y hogar de niña, incluso había llegado a pensar que la moto no era más que un artículo de colección.

-Me tomare mi tiempo-Exclamo con los ojos brillantes, se bajo de inmediato y se arrojo boca abajo al suelo. Para Abigail la sensación del pasto era única, era refrescante y le agradaba mucho el olor que tenía, en especial cuando este se arrancaba desde la raíz. Suspiro un par de veces complacida por su suerte-Este sitio es estupendo-Dijo con la boca plantada en el suelo, para cuando levanto el rostro tenia ciertas partes cubiertas de tierra.

-yayyyyy ya es momento de seguir-Alzo los brazos y en un santiamén volvio a colocarse el caso y a subirse a su lugar, ya no estaba tan tímida como en un principio, por lo que no se corto mucho a la hora de sujetarse del mismo lugar.

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Dom Ago 19, 2012 12:25 pm

Él también habría querido bajar un momento de la moto, estirar las piernas, quitarse el casco para respirar el aire puro y campestre y dar una vuelta por ahí. Pero antes de apenas poder bajar una pierna, se vio nuevamente apretujado por la menor. Era realmente una suerte tener las costillas todavía intactas, sentía que en cualquier momento una podría quebrarse bajo ese abrazo de oso que lo asfixiaba desde atrás.
-Al menos límpiate la cara antes de ponerte el casco. -Masculló entre dientes, a pesar de que sonaba más a petición que a orden. Se sentía demasiado relajado en ese lugar como para comenzar a preocuparse por las cosas y tampoco quería destrozar esa atmósfera más amistosa casi milagrosa que había entre ambos.

Volvió a encender la moto y pronto estuvieron de nuevo en marcha sobre ese camino que cada vez se hacía más serpenteante, rocoso y difícil de transitar, aunque aún así no bajaba la velocidad y eso producía uno que otro salto y nuevas derrapadas en las que apenas podían mantener el equilibrio (que, de paso, volvían a arrancarle alaridos de júbilo en el transcurso). Pero como todo ese traqueteo le parecía divertido, no se detuvo hasta que, a medio camino, un sonido semejante a una balacera proveniente de debajo de ellos lo aturdió y la motocicleta desfalleció al momento, dejándolos varados en medio del campo. Preocupado y ceñudo, se quitó el casco deshaciéndose del agarre ajeno con cuidado para bajar a ver qué había ocurrido.
Se mordió el labio inferior cuando vio gotear aceite. Si bien sabía un poco de mecánica, era todo puramente teórico puesto que nunca había podido aplicarlo debido a su cada vez más endemoniada torpeza. En resumen, estarían ahí parados hasta que alguien pudiera ayudarlos. Aunque... -Shit... -Se llevó la mano libre al rostro antes de mirar a la irakí con los ojos tristes de un niño al que se le acaba de romper su juguete favorito- Ami... Dime que era cierto eso de que sabes mecánica.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Abigail Al Saud (Irak) el Dom Ago 19, 2012 10:20 pm

Se había ganado una paliza de proporciones épicas, pero antes de destrozarlo tenía que arreglar ese cacharro viejo ¡Que forma de enviar un lindo paseo al traste! Y todavía tenía el descaro de llamarle por su nombre cuando le había dejado muy en claro que prefería ser llamaba Abigail. Con los ojos apretados en una mueca que expresaba la más pura furia se bajo de la moto y se quito el caso arrojándoselo sin previo aviso.

-Tkz, veré que puedo hacer-¿Qué podía hacer? ¿¡Estaba desquiciada!? Se tenía que tener el cerebro de un mosquito para darse cuenta de que con las puras manos no haría milagros, no era Alá maldita sea. Se acerco al tubo de escape e introdujo su dedo, cuando lo saco un líquido negro y pegajoso escurría de su mano. Esa no era una buena señal, el motor estaba en peores condiciones de lo esperado, eso explicaba la nube blanca que habían dejado a su paso. Estaban en medio de la nada sin ningún material con el cual trabajar.

Ingenuamente esperanzada se limpio la mano en los pantalones y se acerco a la tapa lateral donde se encontraba el motor de esa reliquia. Su rostro entonces se convirtió en un poema con solo un vistazo, que más podía hacer, lo único que traía en el bolsillo era un revolver y un celular. De todas formas limpio algunas partes soplando y usando un mechón de cabello, pero con eso solo lograría que el motor sonase un poco mejor.

-No tiene solución. A menos que cuentes con un mega set de herramientas-Rodó los ojos poniéndose nuevamente de pie con las piernas acalambradas-Estamos jodidos. Tendremos que caminar de vuelta a menos que alguien aparezca magicamente en este lugar fantasma-

Abigail Al Saud (Irak)
User

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 16/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Xiao Shao Ken [Laos] el Jue Ago 23, 2012 10:40 am

Durante todo el rato que se tomó la más baja para analizar los averíos de la motocicleta, su rostro permaneció esperanzado, sosteniendo el casco ajeno que había atrapado unos segundos antes tras ser desinteresadamente lanzado. Sin embargo, a medida que pasaban los minutos, sus facciones se tornaban cada vez más decepcionadas y tristes, sintiendo a la vez un deje de enojo que lo corroía por dentro. No solo odiaba la idea de volver caminando, si no que pensar que su querida moto se había roto otra vez era simplemente enfurecedor.
-No puede ser... -Se llevó la mano libre al rostro, apretándose el puente de la nariz con un par de dedos hasta poder articular una decisión, bajando la mano para despejarse y dejar ambos cascos sobre el asiento del vehículo. -Esperemos un rato aquí, tal vez pase alguien que pueda ayudarnos. Es demasiado lejos para volver empujando esta cosa. -Suspiró desde el fondo de sus entrañas para poder rápidamente cambiar la cara a una un poco más entusiasta, llevándose las manos a la cintura antes de ver alrededor. Bastante cerca se veía el lago, pista suficiente para darse cuenta de que estaban realmente alejados de la ciudad. Pero tal vez, siendo ese un lugar campestre tan pintoresco, alguien vendría de picnic o algo así y podrían pedirle que les sacara de ese apuro. Sí, seguramente...

Con más tranquilidad de la que se habría esperado en él, avanzó unos cuantos pasos hasta sentarse en el pasto entre pequeñas flores de la maleza que fue arrancando de a poco como a modo de hobby. -De todas maneras hemos venido a pasear. -Masculló antes de dejarse caer de espaldas, mirando "de cabeza" a su acompañante con una sonrisa considerablemente alegre tomando en cuenta la situación en la que estaban- Relaaax~ cambia esa cara o te tiraré al lago.

Xiao Shao Ken [Laos]
User

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un tornado en casa. [Priv. Abigail]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:00 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.