Hetalia RPG: The Orphan.
¡Bienvenido a Hetalia El Orfanato!
Últimos temas
» [OBLIGATORIO] Registro de apariencias en los OC's.
Mar Dic 18, 2012 8:09 pm por madeleine williams

» [Actualizado] ¡~Petición de Personajes~!
Mar Dic 18, 2012 7:14 pm por madeleine williams

» Olii soy la jaleita
Dom Sep 23, 2012 9:13 pm por Manuel González [Chile]

» Acércate, no muerdo. [Priv. Serafina]
Dom Sep 23, 2012 2:45 pm por Aclay Dacquel [Filipinas]

» Un tornado en casa. [Priv. Abigail]
Jue Ago 23, 2012 10:40 am por Xiao Shao Ken [Laos]

» ¡Busco rol!
Sáb Ago 04, 2012 6:58 pm por Ethany Brown [Tasmania]

» Rol Rol :D
Sáb Jul 28, 2012 10:00 pm por Paulo Da Silva [Portugal]

» En busca de rol~
Jue Jul 19, 2012 7:57 pm por Trung Mihn Xuan [NyoViet]

» Ausencia que seguramente me matará (?)
Jue Jul 19, 2012 1:31 pm por Ms. Andréanne

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Lun Abr 27, 2015 4:57 am.
HP Rol Hetalia Love Chronicles Hetalia Soldier Side Hogwarts Magic Spell Verstand University

> Foros Changed Destiny Fräulein Club "> St. Westchester Hetalia: Total Infección Axis Hogwarts Hetalia Photobucket Bishonen Paradise Hanabi no Tsuki Photobucket

 


[Casi OneShot (¿)] Alimapu.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Casi OneShot (¿)] Alimapu.

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 09, 2011 11:46 am

Nota de la Autora: Otra cosa que ahora recién acabé de escribir luego de leerme por ociosa la Historia de Valparaíso xD Espero que les guste, ya que a mi a pesar de que en parte me da demasiada pena el pasado que ha presentado la ciudad "nunca fundada", siento que es algo interesante y que vale la pena de traspasar como si fuera tipo Hetalia.

Advertencias: Se hace mención a Abuela Mapuche, holandeses e ingleses que sí existieron y marcaron la historia de la ciudad, a Virreinato del Perú, como también al Reino de Chile.

Parejas: Ninguna.




- Abuela, ¿por qué me llamas Alimapu? –un par de ojos color ámbar demostraban total curiosidad como también un toque de enfado, que venía como algo normal en sus venas, ya que la cuestionada anciana, le había heredado eso a una de sus tantas nietas. En este caso, su nieta Valparaíso era la que también había recibido, como todo el resto de sus hermanos y primos, y otros parientes lejanos, un apodo o nombre aparte que significaba cada cosa distinta por parte de su abuela. Sus cabellos color castaño oscuro y medianamente largos hasta la mitad de su espalda, junto una vestimenta sencilla ya propia de la época, era lo que más llamaba la atención en ella, además de su cuerpo bien cuidado a sus seis o siete años de edad aparente.

- Y yo que creí que eras vivaracha como tú otro hermano ese. Te he dicho un montón de veces su significado y todavía no lo entiendes. –la anciana se notaba molesta, más de lo que ya aparentaba estar, y le puso una mano en la cabeza a la chiquilla que estaba preguntando, aunque por la respuesta que dio la más vieja entre las dos, el ceño de la misma, acabó notoriamente fruncido- Tú eres tierra quemada, ¿ahora entiendes? Además que cuando estés más grande, seguro me das la razón en eso, Alimapu.

Ese recuerdo seguía más vivo que nunca entre todos los que ahora ya había acumulado la joven Valparaíso, ahora con notorios dieciséis años aparentes físicamente. Al fin le daba la razón a su abuela, ahora que veía como sus tierras estaban desmoronadas totalmente, no se veía a nadie rondar por ahí, las casas estaban quemadas, había muy poca vegetación y lo único que a duras penas que quedaba en pie, era a duras y apenas, una iglesia que uno de los tantos españoles que hizo cosas en el lugar, habíase encargado de hacerla y que se construyera. Sus ropas, que en ese recuerdo por lo menos se veían más presentables, ahora estaban manchadas por barro y unas pocas gotas de sangre, que habían brotado en su momento de su brazo, el cual salió herido en el intento de defenderse de quienes estaban arrasando con todo a su paso, pero que a final de cuentas, no pudo hacer nada. Todo, pero todo, era Alimapu. Ella era la actual Alimapu.

Poco le importaba en qué fecha estaban o cuánto tiempo había pasado desde que otro imbécil holandés, luego de Hawkins, Van Noort y otros más que habían quemado barcos o casas de su ciudad. Eso sí, ese 12 de Junio después de quince años de lo que hizo Van Noort, pudo notar cómo en carne propia se hacía realidad una de sus peores pesadillas: que fuera abandonada de nuevo, quizás por cuarta o quinta vez. Una sola persona, le arrebató todo. Quemó todo, arrasó todo. Y esa persona tenía nombre y apellido: Joris Spielbergen. A pesar de que no valía la pena recordar cómo el idiota se daba a la fuga junto a sus hombres mientras todo ardía en llamas, las personas, tanto españolas como “chilenas” gritaban, el recuerdo seguía vivo, demasiado vivo, tan nítido como el por qué de ser “País quemado”.

Todos estos días había vagado por ahí, porque ya nada tenía forma especial como de casa o de otra cosa. Ni un perro, ni otro animal le hacía compañía…excepto del sonido que emitían las gaviotas en lo que antes era un puerto presentable y playas, y que le era algo grato de oír, ahora le era molesto y lo único que le daban ganas era de matar de un solo tiro a esos bichos. Ya no tenía ganas de vivir y se echaba a rendir, cosa que nunca había experimentado antes, ni siquiera cuando liquidaron con su familia aborigen, ni siquiera cuando discutía con Manuel acerca de que de la nada se había convertido en su puerto, etc. Sentía como si tuviera las horas, minutos, segundos de vida contados y que ya Valparaíso no podía seguir existiendo, y volvería a formar parte de donde mismo salió: las cenizas. Hoy, se dio completamente por vencida; lo único que hizo, luego de una larga caminata que era parte de su rutina en ese entonces, fue acurrucarse en la arena tibia de la playa porque había hecho un buen tiempo, cerrando los ojos y pensando seriamente que ya formaba parte del olvido de todo el mundo nuevamente. El Rey de España se olvidó de ella, Virreinato del Perú también, luego de haberle sido tan útil para establecer más lazos entre Reyno de Chile y él.

- Mierda… -masculló por lo bajo, observando con cansancio y de forma fija la inmensidad de mar que tenía en frente, pasándole toda clase de imágenes en el intento de mantenerse con los ojos abiertos mirando- ¿Será que…ya es mi maldito fin…? Tanto esfuerzo por nada…bah…qué más da. Seguro que otro imbécil llega y…se arregla todo…hasta entonces…será mejor seguir siendo las tierras quemadas, haha –comentó en tono moribundo, y luego empuñó levemente la mano y cogió en esta un poco de arena, con la poca fuerza que tenía- Hasta que alguien llegue…yo de aquí no me muevo. Y si muero en el intento, orgullosamente quisiera que recién ahí, se acordaran de quién soy yo: Valparaíso, el puerto principal de este Reino de Imbéciles. –y dicho esto, suspiró pesadamente, y por última cosa, dejó que el cansancio se apoderara de su cuerpo, cayendo rendida a los pocos segundos al sueño. Estaba claro que ahí todo sería mejor, porque vería a su ciudad, a sí misma, brillar de orgullo y esplendor, volviendo a ser lo bueno que ella era en su momento.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.