Hetalia RPG: The Orphan.
¡Bienvenido a Hetalia El Orfanato!
Últimos temas
» [OBLIGATORIO] Registro de apariencias en los OC's.
Mar Dic 18, 2012 8:09 pm por madeleine williams

» [Actualizado] ¡~Petición de Personajes~!
Mar Dic 18, 2012 7:14 pm por madeleine williams

» Olii soy la jaleita
Dom Sep 23, 2012 9:13 pm por Manuel González [Chile]

» Acércate, no muerdo. [Priv. Serafina]
Dom Sep 23, 2012 2:45 pm por Aclay Dacquel [Filipinas]

» Un tornado en casa. [Priv. Abigail]
Jue Ago 23, 2012 10:40 am por Xiao Shao Ken [Laos]

» ¡Busco rol!
Sáb Ago 04, 2012 6:58 pm por Ethany Brown [Tasmania]

» Rol Rol :D
Sáb Jul 28, 2012 10:00 pm por Paulo Da Silva [Portugal]

» En busca de rol~
Jue Jul 19, 2012 7:57 pm por Trung Mihn Xuan [NyoViet]

» Ausencia que seguramente me matará (?)
Jue Jul 19, 2012 1:31 pm por Ms. Andréanne

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Lun Abr 27, 2015 4:57 am.
HP Rol Hetalia Love Chronicles Hetalia Soldier Side Hogwarts Magic Spell Verstand University

> Foros Changed Destiny Fräulein Club "> St. Westchester Hetalia: Total Infección Axis Hogwarts Hetalia Photobucket Bishonen Paradise Hanabi no Tsuki Photobucket

 


¡Aún estoy aquí, no me olviden! [Relato original, mal escrito y random Uu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Aún estoy aquí, no me olviden! [Relato original, mal escrito y random Uu]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 23, 2011 3:58 pm

Día X, Mes X, Despejado.

Agatha, una de mis amigas más queridas, me ha regalado este diario de vida para mi cumpleaños. Me ha dicho que escribir las idioteces que hacemos juntas las hará inolvidables y así, cuando tome el diario sin mi permiso para leer, se reirá conmigo de todo aquello…

No soy muy de escribir, y mi memoria no es muy buena que digamos, así que dudo que escriba muy seguido. Hahaha, no hay mucho que deba expresar, ¿cierto? No oculto nada ni pasa nada interesante.


Día X, Mes X, Nublado.

Hoy fui al centro con Agatha, me acompañó a comprar unos cuantos oleos nuevos para mis composiciones. La noté un tanto aburrida. Creo no quería acompañarme.


Día X, Mes X, Nublado.

Hace tres días Agatha me envió un mensaje indicando que saldría de viaje a otra ciudad para conocer más del país. Me contenté por ella pues sé cuánto ama viajar aunque sea solo al centro.

Espero que la esté pasando bien.


Día X, Mes X, Soleado.

Ya había olvidado que tenía un diario de vida, ¡tonta yo!

La semana pasada entré a la escuela nuevamente. Estuve esperando 10 minutos en la entrada del colegio a Agatha para que, como cada año, entráramos juntas. Llevaba mucho tiempo sin verla, creo que desde que empezó su viaje al norte, así que iba a aprovechar la oportunidad de preguntarle todo. Cerré mis ojos para escuchar atentamente las voces a mi alrededor, intentando identificar la de ella pues su tono es bastante peculiar en comparación con otros. Cuando por fin la escuché llamando mi nombre desde lejos y cuando volteé la mirada hacia donde provenía su voz, me percaté de que no venía sola.

Al lado de Agatha había una chica de, más o menos, mi estatura. De cabello rubio y ojos verdes. Traía bajo el brazo el mismo libro que traía mi amiga… me causó curiosidad, ¿quién sería? Me pregunté.

Llegaron frente a mí. De seguro me veía anonadada y ¡Cómo no! Si nunca le había visto antes cerca. Fue ahí que Agatha me la presentó con el nombre de Stella.

Stella es una chica que Agatha conoció en su viaje. Según me la ha descrito son como hermanas lejanas nacidas en otros puntos con los mismos gustos y el mismo “lenguaje”. No entendí mucho así que le resté importancia y me presenté como se debe. Creo que a Stella no le agradó mucho que fuera de ascendencia asiática.

Creo que algo no irá bien este año, lo presiento…


Día X, Mes X, Nuboso.

Hoy quise conversar con Agatha, mas no pude pues Stella acaparó su atención todo el tiempo. Hablaban de temas que no entendía.


Día X, Mes X, Soleado.

Agatha me preguntó hoy si podía ayudarla a estudiar para el examen. Asentí.

Cuando llegó a la casa me percaté de que venía acompañada de Stella.

Creo que está de más decir que no estudiamos. Conversaron todo el tiempo hasta que se fueron.


Día X, Mes X, Lluvioso.

Hace tres días fue el examen. Me sorprendí un tanto mientras lo hacía pues Agatha me pidió casi todas las respuestas del mismo. Como iba contra las reglas se las negué y se enojó conmigo.

Hasta hoy sigue sin dirigirme la palabra.


Día X, Mes X, Nevando.

Tengo frío a pesar de que la estufa está encendida y tengo ocho abrigos sobre mí. No es frío corporal, es frío del alma. Ya van alrededor de tres meses desde mi “pleitecito” con Agatha por no prestarle las respuestas del examen. Me pareció raro que me perdonara tres días antes de la siguiente evaluación. No le presté importancia.

La ayudé a estudiar (a ella y a la inseparablemente molesta Stella) y cuando terminamos el examen todo volvió como antes. En nuestro círculo de amistad me volví prácticamente invisible pues Agatha se la pasaba (y se la pasa) hablando con la rubia sobre sus temas compartidos, temas que aún no puedo entender y que aún no me explican. Admito que me molesta.

Entre estos días creo que les di una indirecta demostrando mi inconformismo y también creo que no repararon en la misma.

… Me siento… ¿mal?... De una manera bastante bizarra siento algo molesto en mi pecho. Una mezcla de tristeza, frustración, enojo y otros funestos sentimientos que no quiero ni pensar están habitando en mí. ¿Será que el que ignoren tantas veces mi presencia me tiene así? ¿Será que el que me resten importancia dentro de nuestro grupo me pone triste? No me gusta que hagan eso pues…

Acaba de decirme mi mamá que mi prima irá a mi clase mañana porque se ha mudado aquí… que bien, al menos no me sentiré tan ignorada.


Dia X, Mes X, lluvioso.

Nada fue como lo esperé… Stella y Agatha arrastraron a mi prima a su grupo como mi perfecto reemplazo. A pesar de que mi prima se fija en mí un poco más que ellas sigue dejándome de lado solo para conversar eternamente… ¿¡No se cansan!? Estoy harta… yo también necesito atención.


Día X, Mes X, lluvioso.

Corté mi cabello con un cuchillo hasta dejarlo como una melena desordenada. Agatha me preguntó por qué lo había hecho y yo respondí “Necesitaba un corte urgente”… vil mentira. De alguna rara manera no me importa haber perdido mi sedoso y largo cabello. Agatha, Stella y mi prima me brindaron algo de atención y me preguntaron cosas… el que me dirigieran la palabra me hizo sentir muy bien.

Debo buscar más formas de llamar su atención.


Día X, Mes X, despejado.

No lo entiendo… simplemente no lo entiendo…

Luego de cortarme el cabello seguí ideando formas de llamar la atención. Hice que mi falda fuera más corta, contrario a lo acostumbrado y en contra de mi propio pensamiento, lucí más atrevida de lo que soy, me infringí heridas corto-punzantes con tal de que me miraran… pero nada. Se alejaron más y más de mí a medida que pasaban los días… ¿Por qué sería?

Será que se están asustando de mí… ¿Por qué? Sigo siendo yo. La tierna, adorable y lista niña que siempre fui… aunque… ahora ni mis compañeros ni mis profesores lo siguen pensando. Me evaden, me envían con el psicopedagogo de la institución, me preguntan cosas raras… ¿Acaso es raro querer tener un poquito de gloria? Es parte de la naturaleza humana. Entonces ¿Por qué dicen que soy rara si quiero algo que todos quieren?

Dejaré de escribir, los cortes de mis manos están escociendo de nuevo y mis vendas se están soltando.


Día X, Mes X. ¿Llueve? Ni idea.

Me han encerrado en mi cuarto con candados y cadenas. No me dejan salir, no me dejan abrir la puerta. ¿Les doy miedo? ¿Les asusto? ¿Temen por mí?... son idiotas. Me están dejando sola de nuevo, me están ignorando, me están aislando ¿¿¡¡POR QUÉ TODOS QUIEREN ESO!!??

Por fin hoy lo he entendido, todo el mundo quiere verme sufrir ¿No es así? Pues no les daré el gusto. Voy a reír, sonreiré y reiré fuertemente durante mi estadía en el cuarto para demostrarles que no me harán sentir mal tan fácilmente. Verán que puedo divertirme yo sola y que no necesito a nadie para eso. Gritaré, tiraré cosas al suelo, destrozaré otras tantas, todo para demostrar esa incontenible euforia que escapa desde el fondo de mi cuerpo. Sé que con eso pronto me sacaran, pues entenderán que estoy del todo sana.

Bajo mi cama hay un juego de cuchillos que le he robado a mamá. Los usaré para dibujar en las paredes pues me han quitado mis lápices diciendo que son peligrosos. Agradezco que nadie se meta aquí a trabuscar.


Día X, Mes X. No me importa el puto clima.

¡Agatha me ha enviado un mensaje! ¡Se acuerda de mí! ¡Recuerda mi existencia!... lástima que es muy tarde para eso. Aún no veo el contenido del mensaje, pero temo que, al hacerlo, se pierda la magia del suspenso. No lo abriré, no lo abriré…


Mismo día. Segunda escritura.

No me he resistido, he abierto el mensaje. Es raro… dice algo sobre que no quiere volver a verme, que no quiere saber de mí y que me teme. Uhm… … … Bueno, se trata de Agatha. ¿No quiere verme más? Pues le daré en el gusto… pero antes, le mostraré mi última expresión para que no me olvide. Siento que me divertiré con esto mucho. Tomaré el juego de cuchillos y escaparé por la ventana, ya vuelvo y relataré mi juego final.




¡AÚN ESTOY AQUÍ!

----------------------

Día X, Mes X. Archivo del caso 9.

Según testigos, la joven Yui Matsushita, de 17 años de edad, escapó de su casa a eso de las 10:29 AM por una pared destrozada de su cuarto al estar las ventanas selladas completamente.

A las 12:15 AM hizo ingreso forzado a un domicilio cercano a la zona alta de la ciudad. Dicen que llegó a pié cargando una bolsa negra que, actualmente, es considerada una de las bases de investigación del caso en la oficina forense.

Luego de la entrada de Matsushita nadie más ingresó al lugar hasta las 13:55 PM, momento en el que Agatha Redbird regresó de la escuela, sola a diferencia de otros días. Cuando salió del shock se le preguntaron varias cosas, entre esas ella dijo “Volví a mi casa sola pues me había peleado con Stella Hammilton, una ex amiga mía. En un recreo había tomado mi celular y le había enviado un mensaje feo a Yui… …. Dios, solo ahora me doy cuenta de todo lo que pasó”.

Agatha se posó frente a la reja de su casa, se percató de que había sido forzada para ser abierta e inmediatamente llamó a los policías. En vez de quedarse afuera del lugar, esperando, ingresó a su domicilio siguiendo bastante intrigada las manchas de sangre que había en el piso. Comenzó a sentir un horrible miedo al percatarse de que las manchas seguían desde la entrada de la casa, subiendo por las escaleras, hasta la entrada de su propio cuarto. Con las manos temblorosas giró el pomo de la puerta y, sobre su cama, vio una gran bolsa negra rodeada de manchas sanguinolentas en las mantas sobre las que yacía.

Dudó un tanto, pero finalmente alzó ambas manos para abrir la bolsa. No pudo estar cerca de la misma ni dos segundos, retrocedió tropezando, nauseas invadiéndola por completo. Desde el interior de la bolsa un par de cuencas oculares vacías estaban en dirección a ella.

Era una imagen grotesca, uno de los cuchillos en un lugar donde correspondía los ojos, la cabeza echada hacia atrás sin piel en la zona del rostro, la lengua cortada y otros tantos cuchillos enterrados en su cuerpo. Sobre su pecho, sobre sus desgarradas ropas había una libreta, al parecer un diario de vida, que tenía escrita una frase sanguinolenta:

“Aún estoy aquí”.

A las 14:48 PM llegó la policía y recogió a las pistas necesarias. Al parecer la fallecida padecía de varias enfermedades mentales y estaba recluida en secreto dentro de su cuarto.





((... e___e Hace mucho que no escribía algo en este estilo Uu Soooorry~))

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.