Hetalia RPG: The Orphan.
¡Bienvenido a Hetalia El Orfanato!
Últimos temas
» [OBLIGATORIO] Registro de apariencias en los OC's.
Mar Dic 18, 2012 8:09 pm por madeleine williams

» [Actualizado] ¡~Petición de Personajes~!
Mar Dic 18, 2012 7:14 pm por madeleine williams

» Olii soy la jaleita
Dom Sep 23, 2012 9:13 pm por Manuel González [Chile]

» Acércate, no muerdo. [Priv. Serafina]
Dom Sep 23, 2012 2:45 pm por Aclay Dacquel [Filipinas]

» Un tornado en casa. [Priv. Abigail]
Jue Ago 23, 2012 10:40 am por Xiao Shao Ken [Laos]

» ¡Busco rol!
Sáb Ago 04, 2012 6:58 pm por Ethany Brown [Tasmania]

» Rol Rol :D
Sáb Jul 28, 2012 10:00 pm por Paulo Da Silva [Portugal]

» En busca de rol~
Jue Jul 19, 2012 7:57 pm por Trung Mihn Xuan [NyoViet]

» Ausencia que seguramente me matará (?)
Jue Jul 19, 2012 1:31 pm por Ms. Andréanne

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Lun Abr 27, 2015 4:57 am.
HP Rol Hetalia Love Chronicles Hetalia Soldier Side Hogwarts Magic Spell Verstand University

> Foros Changed Destiny Fräulein Club "> St. Westchester Hetalia: Total Infección Axis Hogwarts Hetalia Photobucket Bishonen Paradise Hanabi no Tsuki Photobucket

 


[Drabble] Pensamientos ~ by Hika

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Drabble] Pensamientos ~ by Hika

Mensaje por Invitado el Jue Mar 17, 2011 6:53 pm

Weeeell.
Espero que se note que a este le puse un poquito más de empeño a otro que había hecho o3o. No me creo la gran cosa escribiendo, sólo nace a base de aburrimiento, ni tampoco quiero ser algo respecto a escritura cuando más grande, hehe 6w6Uu. Sólo me queda decir que me estaba hongueando de ocio puro y que salió esto así bien random. Contiene...cero cosas cochinas -no anda tan animosa ya como para ingeniárselas con algo así- y un poquito mucho ArgentinaxValparaíso (Gomen pero creo que es imposible sacarme la parejita de la mente principalmente porque siempre me causa mucha gracia)

~
¿Qué ocurría?
En realidad, qué no ocurría.
Lo único que la porteña podía darse cuenta era que de a poco iba cambiando, y que siempre a aquello no le había dado gran importancia. ¿Una persona podía hacerla cambiar de un día para otro? Bueno, si es que unos cuantos años de… ¿amistad? ¿Enemistad? ¡De lo que fuera que tenía con el argentino, el punto era que la ha cambiado! ¿Cómo? Sabrá Dios cómo.

Últimamente se la pasaba pensando en él, claro, en él y sus ridículas cremitas Avon que se echaba cada mañana y que eran de aloe vera. ¿Cómo lo sabía? ¿Por qué le importaba? ¡No entendía! Sólo…cambió y ya. Y eso era malo…muy malo. En cosa de nada podría convertirse en un ser totalmente horroroso (entiéndase, amable y tierna) frente a la segunda persona que ha considerado desde siempre, una amenaza para el mundo de los “normales”. Era enfermante…cargante… ¡Y aún así, había algo que hacía siempre que terminara haciéndole o diciéndole cosas raras! Exacto, raras. Raras como…decirle…”Pues…te queda bien eso”. ¿Qué peor sacrilegio que ese? ¡Ella nunca osaba darle más razones al imbécil teñido con jugo barato de piña para que fuera más y más egocéntrico todavía! ¿Ya ha dicho que le enfermaba? Pues ahora lo vuelve a recalcar.

Para colmo, faltaba poco para su cumpleaños. La había invitado (como siempre), por lo cual no podía despegarse del temita este por más que rogara, pidiera y llorara a su compadrito “Tatita”. ¡La putísima tarjetita estaba ahí! Era como si…la porquería usara hechicería. ¿Cómo podía hacer para no mirarla en más de una hora? ¿Una semana?... ¡Para dejar de acordarse de una vez! ¿Había alguna solución? Diosito santo, ¡Tiene qué! Haber una solución. Y luego de esto, “craneó” todas y cada una de las soluciones que posiblemente cortarían de raíz el estar estos días tan constante con esto; por lo cual, acudió a su siempre fiel diario de “¿Cómo aliviarte en menos de seis noches?” que guardaba todo desliz que había llegado a cometer durante sus veintiún años de vida, que ya van tirando para los veintidós.

En cuanto abrió el librito de tamaño mediano, sintió una oleada de recuerdos que la hicieron sentirse por unos segundos (o quizás hasta minutos) un poco…extraña, volada…cualquier término que tuviera relación con el acto de “medio marearse por sobrecarga de información recordada”. Era una lástima que apenas leyó las páginas que estaban con algo escrito (¿algo? ¡Un testamento!) en el día maldito (nótese el nueve de Julio) su cara triunfal muy poco rato duró. Una pequeña “o”, no muy exagerada, se formó como una abertura en su boca, destacando lo impactada que le había dejado lo que escribió sobre el argentino.

–Seguramente estaba curá’ weón’ –emitió con apenas un hilo de voz, que tenía altos índices de una rabieta aguantada, aunque lo único que hizo apenas acabó de leer, fue cerrar de golpe el libro; Ella no siente nada. ¡Nada! Y si aparentemente se supone que “ha cambiado” con ese imbécil…simplemente…es porque el estrés le está dejando bien para mal.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.